GPU como Hardware para minar

La tecnología Blockchain permite la generación de criptomonedas, pero se necesita un potente hardware para minar este tipo de divisa. Para este fin, el componente más demandado es la GPU, también conocida como tarjeta gráfica. Los especialistas en blockchain se han encargado de arrasar con su stock, puesto que es uno de los mejores hardware para minar.

Estos componentes se utilizan para generar topo tipo de criptodivisa, en especial Ethereum. Sin embargo, es importante entender las razones por las que se utiliza este hardware para minar criptomoneda. A lo largo de este artículo hablaremos de las ventajas que posee la GPU para este efecto.

En Sunqu, como expertos en Transformación Digital, podemos ayudarte a entender los procesos Blockchain.

Las principales compañías dedicadas a la creación de GPU, AMD y Nvidia, han obtenido grandes beneficios gracias a esta situación. Se calcula que, entre las dos, recaudaron el año anterior más de 500 millones de dólares de la mano de los mineros.

El hardware para minar está a la orden del día, pero los usuarios se están empezando a quejar por la falta de stock. Por ello, algunas empresas como Intel ya están creando chips para acelerar estos procesos y que consuman menos energía.

 

La GPU como protagonista de la criptominería

Podríamos pensar que la CPU o la unidad central de procesamiento es el mejor hardware para minar. Sin embargo, es la GPU la que se lleva el protagonismo en estos procesos por una serie de razones técnicas.

  • Mayor potencia. La CPU controla los procesos principales de una máquina, por lo que explotar toda su potencia podría dañar el equipo. A nivel técnico, este componente puede procesar de 4 a 8 instrucciones de 32 bits por cada ciclo que ejecutan sus relojes internos. En el caso de una GPU relativamente potente, es posible ejecutar unas 3200 instrucciones del mismo tipo. Así, la tarjeta gráfica destaca con diferencia como hardware para minar.
  • Optimización de tareas repetitivas. En el caso de la CPU, está diseñada para tomar decisiones a nivel computacional y de realizar cálculos aritméticos y lógicos extremadamente complejos. Por su lado, la GPU se optimiza principalmente para el procesamiento de vídeo. Este desarrollo se basa en rutinas repetitivas y mecánicas, como el propio Blockchain. Además, posee más unidades aritméticas lógicas (ALU) que la CPU y, aunque puede ejecutar tareas más sencillas, tiene la capacidad de realizar más acciones de forma simultánea.
  • Reducción de costes. Es esencial discernir cuál es el hardware para minar más indicado en relación a su calidad y a su precio. En este sentido, es mucho más barato minar mediante una GPU que con una CPU. Esto es así porque, para minar criptodivisa utilizando CPU, necesitaríamos trabajar con varios componentes de forma simultánea. Para ilustrar esto, una buena tarjeta gráfica es más rápida que cuatro CPUs de 4 núcleos a 2,3 GHz. Así, por poco más de 300 dólares se obtiene mayor rendimiento que con múltiples CPU con un valor de incluso miles de dólares.
  • Procesamiento paralelo. Las tarjetas gráficas están mucho más preparadas para ejecutar varios procesos de forma paralela. En el caso de las CPU, tienen la capacidad de ejecutar procesos mucho más complejos, pero disponen de menos núcleos. Podríamos decir que la CPU usa la inteligencia y la GPU la fuerza. El Blockchain necesita componentes que ejecuten gran cantidad de procesos, por lo que la GPU es la más indicada.

 

Qué es ASIC y por qué es un buen hardware para minar

Los ASIC son dispositivos que pueden utilizarse exclusivamente para resolver bloques de criptodivisa. Los llamados circuitos integrados para aplicaciones específicas utilizan menos energía y son más rápidos que cualquier otro dispositivo para minar. La desventaja de los equipos ASIC es que son extremadamente ruidosos, cosa que impide trabajar en convivencia. Además, estos dispositivos no suelen bajar de los 1.000 dólares, por lo que no están al alcance de todos.

Otra de las pegas que encontramos en esta tecnología es que es poco flexible. Como solo tiene una sola finalidad, algunos usuarios prefieren las GPU. La mayoría de expertos utilizan tarjetas gráficas de relativa potencia y recuperan la inversión vendiéndolas. Después, adquieren GPUs más potentes para seguir trabajando. Por desgracia, los ASIC no gozan de esta popularidad en el mercado, por lo que son más difíciles de comercializar. Esto sucede así porque la mayoría de usuarios prefiere configurar a medida su propio ASIC.

 

El entorno de la criptominería es complejo y trabajar en ello es costoso. Sin embargo, en el caso del Ethereum, están creando un nuevo modelo para reducir la cantidad energética necesaria para minarlo. Esto permitirá minar a los usuarios de computadoras más austeras. El objetivo final de este proceso de mejora es dejar de depender de las GPU o unidades de procesamiento gráfico. Teniendo en cuenta lo volátil que es este entorno, solo cabe esperar qué nuevas herramientas aparecerán con el paso del tiempo.

The following two tabs change content below.