Beneficios de combinar IA y Blockchain

Las tecnologías IA y Blockchain poseen actualmente un papel protagonista en el sector de la innovación. Estas herramientas son populares a nivel individual, pero pueden combinarse para trabajar en conjunto y mejorarse entre sí. En este sentido, unir las dos tendencias tecnológicas del momento puede generar aplicaciones muy interesantes a largo plazo.

En Sunqu, como especialistas en Transformación Digital, creemos que combinar tecnologías de forma creativa es sinónimo de innovación.

La convergencia entre IA y Blockchain permite acelerar los procesos asociados a sendas tecnologías. En el caso de la IA, comprende los datos mejor que el ser humano y, por su lado, el Blockchain permite intercambiar datos de forma segura a través de Internet. Teniendo en cuenta las características de ambas tecnologías, es posible combinar la ciberseguridad y el análisis de datos optimizado.

IA y Blockchain unidos

Los datos protegidos por Blockchain, localizados en cadenas de bloques, tienen un alto nivel de confidencialidad. Sin embargo, es posible capacitar a la IA para leer información todavía encriptada a partir de algoritmos concretos. De este modo, la Inteligencia Artificial podría comprender y tratar estos archivos sin necesidad de poner en riesgo su integridad. Incluso es posible que las IA se comuniquen entre sí mediante mensajes cifrados que solo ellas pueden entender. Esto habilitaría un intercambio de información extremadamente seguro y supervisable.

Aunque tiene muchas utilidades, actualmente la Inteligencia Artificial es excesivamente cara y difícil de aplicar. Por ello, empresas como SingularityNET ya están tratando de agilizar la combinación entre IA y Blockchain con el objetivo de democratizar el mercado de la IA y abrirlo para todo el mundo. De hecho, uno de los socios fundadores de la iniciativa es Hanson Robotics, creadores de Sophia, el ciborg con la gesticulación más realista que existe.

Blockchain para mejorar la IA

La Inteligencia Artificial puede ser, en ocasiones, impredecible. El Machine Learning permite a las máquinas aprender de sí mismas, por lo que pueden tomar decisiones imprevistas de no ser monitorizadas. Por ello, es necesario que los seres humanos controlemos cómo deciden estas máquinas. Sin embargo, este proceso puede alargarse muchísimo teniendo en cuenta la cantidad de datos con los que tratan. Para solventar esta problemática es posible utilizar Blockchain para registrar las decisiones de la IA en una cadena de bloques. Esto facilitaría en gran medida el análisis de los datos, puesto que sabremos con total seguridad que los registros no se han modificado.

Siguiendo con el tema de la seguridad, la tecnología Blockchain permite crear Inteligencias Artificiales descentralizadas, mucho más difíciles de vulnerar. Así, IA y Blockchain se retroalimentan, ya que los algoritmos de la IA pueden determinar si las transacciones financieras en Blockchain son fraudulentas. Si lo fueran, tendríamos una prueba rigurosa que justificaría el bloqueo o la investigación de estos movimientos.

IA para optimizar el Blockchain

La minería de datos asociada al Blockchain requiere de muchísimo tiempo y dinero. Además, la cantidad de energía necesaria para completar el proceso también es enorme. Para solucionar esto, es posible implementar la IA en pos de optimizar el Blockchain o cualquier otro proceso relacionado con la computación. De esta manera, IA y Blockchain trabajan juntos para evitar el desgaste de hardware y trabajar de forma inteligente. Además, el algoritmo de la Inteligencia Artificial se mejora a sí mismo a través de la experiencia.

Si hablamos de ciberseguridad, las cadenas de bloques son prácticamente imposibles de hackear. Esto no sucede con las aplicaciones de terceros que se integran en esta tecnología, y que por ende no son tan seguras. Para garantizar la prevención de estos ataques es posible integrar la IA, que gracias al Machine Learning puede prever y evitar vulnerabilidades.

Cabe destacar, además, que la Inteligencia Artificial trata los datos a una velocidad mucho mayor que el ser humano. Por ello, la síntesis entre IA y Blockchain permite agilizar el proceso de creación de cadenas de bloques. Así, se evita pasar por el método tradicional en que cada PC prueba toda combinación de caracteres posible hasta que encuentre uno que sirva uno para verificar la transacción de datos. La IA puede mejorar en gran medida este proceso basándose en su propia experiencia y en los datos de la computadora.

Como vemos, tanto la Inteligencia Artificial como el Blockchain son tecnologías caras y difíciles de implementar. Sin embargo, y aunque no es sencillo combinarlas, su unión facilita los procesos para los que fueron creadas. Solo cabe esperar a un futuro cercano para comprobar qué aplicaciones aprovecharán el potencial de ambas herramientas.