hl7

HL7, un estándar para el intercambio de datos en el sector sanitario

Existen muchas definiciones para interoperabilidad. El IEEE (Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos) abreviado IE, nos da una bastante acertada a mi entender: “La interoperabilidad es la habilidad de dos o más sistemas o componentes para intercambiar información y utilizar la información intercambiada.”

Un sistema que deba integrar un Marco de Interoperabilidad deberá tener:

  • La capacidad de intercambiar información útil con el resto de sistemas y que todos sean capaces de interpretarla.
  • La capacidad de hacer un uso de esta información.

Intercambio y Uso de Información es lo que da sentido a los dos grandes grupos de estándares sanitarios:

  • Estándares de mensajería o intercambio de datos (como por ejemplo el HL7).
  • Estándares de terminología o vocabularios controlados.

Estándares de mensajería o de  intercambio de datos

Estos  estándares responden a la pregunta de cómo poder asegurar que el intercambio de información se realiza de forma consistente entre nuestro sistema y el resto de Sistemas.

Se definen las instrucciones para el formato, los tipos de datos y las estructuras necesarias para que todos los sistemas tengan unas reglas comunes para compartir la información clínica.

Uno de los estándares más importantes  es el HL7 (Health Level Seven). El HL7 provee de un conjunto de estándares relacionados para el intercambio, la integración y la recuperación de información electrónica de salud que soporta la práctica y la gestión clínica.

El HL7 sirve para todos los dominios de la salud: clínicos, asistencial, administrativo, etc. Es sin duda el estándar más importante que debemos conocer para integrar nuestra aplicación.

Existen tres versiones, siendo la versión 2 la más extendida en la actualidad.

La versión 1.0 es de 1987, en 1988 se aprobó la versión 2.0 que es la más extendida y no tiene muchas restricciones semánticas. Podemos encontrar los mensajes en XML y en otras nomenclaturas como pipes.

La versión 3 pone el foco en la semántica, es más restrictiva y los mensajes siempre se codifican con XML. Con esta versión se creó el RIM (Reference Information Model), un modelo orientado a objetos de las entidades involucradas en los mensajes, las personas, las instituciones, los procedimientos, etc. y que nos permite dotar de contexto a  la información intercambiada. A grandes rasgos, nuestra aplicación deberá jugar varios roles en el sistema, con interacciones predefinidas que determinarán qué mensajería debemos implementar.

The following two tabs change content below.

Gabriel Monreal

CEO de SUNQU