devops_con_itil

Desde hace cierto tiempo, ITIL se ha convertido en el estándar de facto para las operaciones de IT y se ha integrado en la gran mayoría de organizaciones. Últimamente han ido apareciendo tendencias más modernas debido a las nuevas necesidades tecnológicas, que han provocado un cambio disruptivo en la forma de trabajar, como por ejemplo DevOps. Llegados a este punto, ¿cómo podemos integrar la velocidad de DevOps con la robustez de ITIL?

La respuesta es adoptar una estrategia de dos velocidades y complementar una a la otra, estrategia que ya comentó Gabriel Monreal en el artículo TI a dos velocidades y que detallaré a continuación.

Por un lado, ITIL ha sido (y sigue siendo) el estándar en la gestión de servicios informáticos, nacido de la necesidad de organizar de forma metódica los departamentos de IT de las organizaciones, y también por la gran dependencia de la informática en las empresas. Esta dependencia generaba riesgo en la protección de los datos y era totalmente necesario seguir un procedimiento o método para asegurar los datos de negocio (correo corporativo, código fuente de software, documentación, ERP, etc).

Por otro lado, DevOps se estandarizó hace pocos años como una cultura centrada en la colaboración entre equipos de desarrollo (Developers) y operaciones (IT) creando una interdependencia entre los dos equipos para poder producir software rápidamente. Esta metodología surgió a raíz de la necesidad de generar releases de software a gran velocidad, coincidiendo con la voracidad a la que se consumía la tecnología: el nacimiento de los primeros smartphones es un buen ejemplo de la necesidad de acelerar este proceso de creación de software.

Diferencias principales entre DevOps y ITIL

Separando las características principales de ITIL y DevOps, sorprenden las diferencias entre la que podría ser una tendencia más conservadora (ITIL) y otra más innovadora o moderna (DevOps).

ITILDevOps
PlanificaciónIterativo
Basado en procesosIncremental
Basado en procedimientosColaborativo
DocumentadoExperimental
Waterfall / Desarrollo en cascadaLean / Agile

Cómo llevar a cabo una estrategia adecuada

Viendo las grandes diferencias entre estos estándares, ¿cómo podemos llevar a cabo una estrategia DevOps con la seguridad que ofrece ITIL? Básicamente, adoptando las características que mejor encajen con el negocio, sin olvidar los principales beneficios de cada estrategia: rapidez y seguridad.

devops con itil

Métodos y prácticas como la automatización, colaboración y desarrollo continuo casan perfectamente con una planificación o el seguimiento de unos procesos o procedimientos ya establecidos en ITIL, pese a que es muy importante no enfatizar en destinar mucho tiempo en la parte procedimental, ya que de ese modo se perdería esa velocidad o agilidad propia de DevOps. Es decir, si es necesario saltarse las normas para ir rápido, se hará, pero sin olvidar que se arrancó el proyecto en base a ese procedimiento o proceso previamente estudiado y documentado.

De hecho, esta forma de trabajar no se aleja mucho de la dinámica habitual en un entorno de IT, ya que difícilmente se puede llevar a cabo una estrategia ITIL al 100%, sobre todo cuando el caos producido por un desastre informático provoca que el departamento de operaciones esté dedicado exclusivamente a “salvar” el desastre.

Es importante que en esta sinergia entre ITIL y DevOps el equipo sea colaborativo y pragmático en las soluciones a llevar a cabo, de otro modo, volveremos a un equipo de Desarrollo y Operaciones propio de la informática de la era del Paloeolítico.

Habitualmente, llevar una estrategia DevOps puede generar caos y desorden, no habitual en ITIL, causado por la velocidad a la hora de crear aplicaciones, pruebas y testeos. Pero, ¿cómo llevar un orden entre tanta información? Aquí entra en juego el Scrum Master.

En SUNQU somos expertos en DevOps e ITIL. Ponte en contacto con nuestros expertos en Transformación Digital y te ayudaremos.

La figura del facilitador o Scrum Master

El Scrum Master o facilitador es el líder que vela para que todo el equipo de desarrollo juegue en el mismo equipo, de forma ordenada, con una lista de requisitos y prioridades bien definida pero delegando en el equipo la autogestión. Una de las principales funciones es crear una burbuja de aislamiento para el equipo, para que ningún elemento externo provoque una interrupción en el sprint (iteración dentro del proyecto para ofrecer un entregable a cliente, que habitualmente se temporiza en una o dos semanas).

Esta función se relaciona directamente con ITIL, sobre todo en la planificación o gestión de procedimientos (aunque sea menos tradicional o conservadora), ya que el Scrum Master deberá gestionar el equipo de forma orquestada, siguiendo unas pautas de las cuales no se podrá desalinear, ya que si no equivaldría a no poder tener un entregable final. Del mismo modo velará también por la seguridad y funcionalidad del proyecto a llevar a cabo, muy en línea de los procesos de ITIL.

 

Incompatibilidad existente entre ITIL y  DevOps

Quizás la única gran incompatibilidad entre ITIL y DevOps la podemos encontrar en el tercer de los cinco volúmenes de ITIL, llamado “Transición del Servicio”, en el que se detalla la gestión del cambio, la producción de releases de software y el monitoreo. En éste se pone énfasis en entornos de IT 100% controlados con ciclos de desarrollo monstruosos, con pocas releases anuales. Esta filosofía no casa en absoluto con DevOps, ya que se acostumbra a tener diversas releases de software mensuales o incluso semanales, en un entorno de IT menos controlado, en el que se pueden instalar/desinstalar Frameworks y entornos de desarrollo enteros sin necesidad de contar con el departamento de IT y dónde la información estará más dispersa.

Aplicándolo al entorno actual, donde vivimos inundados de Apps en nuestro Smartphone, ¿cómo podríamos vivir con sólo una o dos actualizaciones anuales de nuestra App favorita?

Esta incompatibilidad equivale a una sensación de caos debido a la falta de control, aunque no por ello significa que esté correctamente ideado o implementado o con la seguridad necesaria que un entorno de ITIL ofrece.

devops con itil

 

 

Viendo estas características, ventajas y desventajas entre las dos estrategias, la sinergia entre DevOps e ITIL es clara, pudiendo hacer que convivan sin problemas y aprovechando el potencial de cada una. Es evidente la importancia de adoptar el cambio hacia tendencias, como DevOps, que ayuden a optimizar el trabajo para no acabar escribiendo código de forma obsoleta, pero sin olvidar las buenas prácticas de ITIL.

Consulta con nuestros expertos en Consultoría Digital

The following two tabs change content below.

Cedric Escoriza

Specialist Consultor Cloud Paas Infrastructure

Latest posts by Cedric Escoriza (see all)