DevOps: buenas prácticas para el éxito

DevOps es una metodología de gestión de proyectos que, como ya todo el mundo sabe a estas alturas, trata de administrar con éxito toda la potencialidad de los departamentos de Desarrollo y Operaciones. Pero con un objetivo: que estos trabajen de forma conjunta y alineada para conseguir desarrollar productos (ya sean apps informáticas o software especializado) de una manera eficiente y veloz.

Ahora bien, para conseguir que un proyecto funcione no basta con fichar un IT manager e implantar una metodología DevOps en la empresa. Para que esa táctica funcione, es imprescindible tener en cuenta una serie de factores que deben potenciarse a la hora ejecutarlo con éxito: la cultura corporativa, por ejemplo, es una de ellas.

Si una compañía logra ejecutar la metodología DevOps con éxito, conseguirá que el desarrollo del producto, el producto como tal y la experiencia del usuario final sean satisfactorias. Pero, ¿cuáles son las buenas prácticas más recomendadas para el éxito de DevOps?

Buenas prácticas para el éxito de DevOps en una empresa

Las buenas prácticas en DevOps pasan por tener una serie de normas claras y concisas acerca de cómo implementar esta metodología. Muchas de ellas, en muchos casos, distan mucho de estar relacionadas con aspectos técnicos, ya que en la gran mayoría de casos, la forma de organizarse y proceder es lo que determina el éxito en cualquier organización. Estas son nuestras recomendaciones de buenas prácticas para tener éxito en la aplicación de DevOps:

  1. La planificación continua es vital para tener siempre claro el itinerario a seguir: en ocasiones, el desarrollo de un producto se complica (independientemente si el proyecto es crear un software desde cero o introducir modificaciones a uno ya existente para cumplir con los requisitos del cliente). Por eso, es importante diseñar una estrategia para hacer frente a los cambios continuos en el proyecto, ya que pueden hacer perder la calidad del producto final.
  2. Desarrollo colaborativo:  los paneles de instrumentos deben reflejar cualquier éxito o incidencia que ocurra a lo largo de la cadena de producción del software. Independientemente de que esa incidencia sea un cuello de botella o un error en una de las aplicaciones, el manager IT debe poder estar al tanto para subsanar cualquier error en la planificación (punto 1).
  3. La automatización de procesos es otra de las buenas prácticas para DevOps, ya que permiten esquivar los errores más clásicos de las hojas de cálculo y procesos legacy. Además, con la ayuda del Cloud se puede automatizar otro tipo de factores indispensables, como por ejemplo el despliegue de maquinaria virtual, el middleware y otro tipo de códigos referentes a aplicativos.
  4. Testear es otra de las buenas prácticas para DevOps que recomiendan nuestros expertos: la metodología DevOps y la automatización son dos aspectos que toda estrategia debe tener, pero por sí solas no aseguran que el software o producto final funcione de forma correcta. Por eso, una de las acciones que todo equipo DevOps debe hacer de forma sistemática es probar que el producto funcione a cada paso, de tal forma que se eviten errores insalvables a la hora de producirlo a gran escala.
  5. El análisis y la monitorización son dos factores claves para DevOps y para cualquier disciplina en la actualidad.

En definitiva, las buenas prácticas para asegurar el éxito en la aplicación de la metodología DevOps son muy sencillas. La mayor parte de ellas responden a factores de cultura organizacional y disciplina a la hora de ejecutar el proyecto, aspectos que normalmente se descuidan a favor de la inmediatez que suele dominar los proyectos IT.

No te pierdas nuestro artículo sobre la cultura DevOps, en el que analizamos en profundidad esta metodología

The following two tabs change content below.

Sergio Martínez

Latest posts by Sergio Martínez (see all)