El número de empresas que están migrando al Cloud es cada vez mayor y continuará aumentando. Según estudios recientes de Gartner, la inversión en servicios Cloud ha aumentado un 18% en 2017 respecto al año anterior. La migración al Cloud proporciona una serie de ventajas como el acceso a la información en cualquier lugar y momento. Además, gracias al uso de esta tecnología se evita depender de un dispositivo único para acceder a los datos. Otra de las bondades de este modelo es el bajo coste del mantenimiento y de las licencias del software.

En este artículo te presentamos algunos consejos para poder hacer efectiva la migración al Cloud de tu organización. Hay que seguir un proceso metódico y riguroso para evitar errores y por ello, antes de lanzar los consejos, expondremos qué tipos de Cloud Computing existen y algunas de sus características.

 

Características básicas el Cloud Computing

Para poder llevar a cabo la migración al Cloud es necesario conocer algunos conceptos relacionados con el Cloud computing. El primer paso es decidir qué tipo de servicio necesitamos antes de migrar nuestra organización. 

3 tipos de modelos de servicio para migrar al Cloud

  • Infrastructure as a service (IaaS). El proveedor da acceso a almacenamiento, redes y servidores en la nube. Las infraestructuras se adaptan en función de las necesidades de la empresa. Además, el usuario se ahorra los costes de compra y mantenimiento de hardware. Uno de los servicios más populares en este caso es Amazon Web Service (AWS).
  • Platform as a service (PaaS). El proveedor facilita el acceso a la infraestructura necesaria para crear y distribuir aplicaciones en un entorno basado en el Cloud. Se otorga acceso a un entorno adaptado y a una serie de herramientas para probar las propias aplicaciones del usuario. AppEngine, Bungee Connect o Force.com son algunos de estos servicios.
  • Software as a service (SaaS). El distribuidor proporciona software y aplicaciones a través de Internet y mediante previa suscripción del usuario. El usuario no necesita instalar aplicaciones en sus dispositivos, sino que coexisten en una red remota alojada en el Cloud a la que se puede acceder a través de la web o una interfaz de programación de aplicaciones. Algunos SaaS conocidos son Dropbox, Google Docs o Salesforce.

Cloud Computing

Tipos de Cloud Computing

  • Cloud público. Los servicios que se ofrecen en el Cloud público residen en un servidor externo al usuario o empresa. En este caso no es necesario instalar máquinas de forma local, por lo que la inversión es muy baja. Sin embargo, la velocidad de transferencia y procesamiento del Cloud público puede ser demasiado baja si se trabaja con grandes cantidades de datos.
  • Cloud privado. El usuario es el propietario de la infraestructura necesaria para hacer funcionar el entorno Cloud. La seguridad, por lo tanto, es más alta que en el caso del Cloud público puesto que los datos se localizan en el seno de la nube de la propia empresa. La desventaja más evidente es el alto coste que este servicio conlleva.
  • Cloud híbrido. Se trata de una combinación de los modelos público y privado. Se aprovechan las ventajas de ambos modelos para optimizar la eficiencia, utilizando el Cloud privado para casos que lo requieran estrictamente y el Cloud público para todo lo demás, integrando ambos servicios de forma coherente y funcional.

5 cosas que debes tener en cuenta para la migración al Cloud Computing

Veamos ahora algunos consejos para poder aplicar estos conceptos y empezar con la migración al Cloud en la empresa.

  1. Estrategia de migración e integración. La empresa debe tener en cuenta que hay que integrar las aplicaciones heredadas con las nuevas aplicaciones del Cloud Computing. Es importante escoger una infraestructura que cumpla con todas las necesidades de la empresa. Además, es necesario comprobar cuál de los modelos de servicio en Cloud será el adecuado.
  2. Análisis del servicio. En Cloud es esencial simplificar los entornos de trabajo, por lo que serán clave tanto la reducción como la unificación de sistemas o bases de datos, entre otros. Hay que dar especial importancia a aspectos como la seguridad, el proveedor, y las licencias, así como la flexibilidad que estas van a otorgar a la organización.
  3. Estrategia presupuestaria. Para llevar a cabo una migración al Cloud hay que adaptar el presupuesto al nuevo modelo. Hay que tener en cuenta el modelo de servicio seleccionado, el análisis de las aplicaciones que van a utilizarse y el número de usuarios que van a necesitar acceso. El objetivo final debe ser hallar la combinación de servicios que más beneficie a la empresa. Una de las ventajas de los servicios Cloud es la posibilidad de adecuarlos en función de las necesidades de la empresa. Además, los costes son fácilmente controlables.
  4. Planificar el proceso de migración. La migración al Cloud debe hacerse de forma paulatina para evitar riesgos y que se minimice el impacto en los puestos de trabajo. Invertir una gran cantidad de tiempo en el proceso de migración es preferible a cometer errores o incluso perder datos.
  5. Formación y transformación digital. Es recomendable compartir con todos los integrantes de la organización el objetivo o las razones de la migración al Cloud. De este modo, resultará más sencillo alcanzar los objetivos propuestos. Es necesario formar a todos los usuarios cuyo trabajo se vaya a ver afectado por la migración para que las capacidades del trabajo en el Cloud puedan aprovecharse. De este modo, se optimizará el gasto y se evitará que se pierda parte de la inversión.

Es importante hacer un análisis previo de las opciones que existen antes de dar inicio a la migración al Cloud. Tras seguir estos consejos básicos ya estaremos listos para empezar a trabajar en el nuevo entorno de trabajo. La guía 3 claves para la Transformación Digital: IT a 2 Velocidades, DevOps y Cloud elaborada por SUNQU puede servirte de apoyo también en el proceso de migración.

Guía Transformación Digital y Cloud

 

The following two tabs change content below.

Albert Alsina

Content Writer en Sunqu