Qué es el software resiliente y cuáles son sus características - Sunqu
4883
post-template-default,single,single-post,postid-4883,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Características básicas del software resiliente

Software resiliente

Características básicas del software resiliente

La nueva economía digital ha forzado a todas las empresas y profesionales a depender en gran medida de software y aplicaciones. Todos utilizamos esta tecnología, ya sea de código abierto o propietario. Sin embargo, la mayoría de programas son limitados o no se adaptan a las necesidades de todo el mundo. Para solventar esto existe el software resiliente, que es flexible y soporta usos intensivos y poco comunes por parte de los usuarios.

En Sunqu somos especialistas en digitalización e integramos software adaptado a las necesidades en tu organización

El software resiliente no se limita a ser seguro, sino que ofrece otras prestaciones. Un software fiable o seguro es aquel que garantiza estar libre de fallos o errores durante un periodo de tiempo específico y realizando una operación en concreto. Sin embargo, esto no implica que todos los aspectos de la aplicación funcionen a la perfección en todo momento.

La diferencia entre una aplicación fiable y el software resiliente reside en que este último puede resistir fallos y seguir siendo funcional a pesar de todo. La resiliencia puede entenderse como la capacidad de recuperación que tienen estas aplicaciones.

Características del software resiliente

El software resiliente tiene una serie de características ventajosas que lo convierten en la elección ideal a la hora de desarrollar:

  • Trabajo intensivo. Una de las características esenciales del software resiliente es que es capaz de aguantar el uso prolongado e intensivo de otros programas integrados.
  • Servicio ininterrumpido. El software resiliente puede continuar ofreciendo su servicio después de una interrupción, logrando ejecutar el proceso para el que ha sido diseñado.
  • Código autoreparable. Este tipo de software está construido por mecanismos de autoreparación en la memoria de su código. De este modo, si algo sale mal, es altamente probable que el software se regenere con facilidad, incluyendo los pormenores referidos al código que lo hace funcionar.
  • Seguridad de subsistemas. Algunos subsistemas dependen directamente del software principal. Si este es resiliente, el resto de sistemas que estén por debajo a nivel jerárquico gozarán de mayor seguridad y la probabilidad de que sufran errores será mucho menor.
  • Configuraciones flexibles. Suele suceder que las aplicaciones requieren de usos dinámicos que exigen cambios constantes. Para adaptarse con facilidad es importante asegurar una configuración flexible, puesto que las configuraciones estáticas pueden ser demasiado rígidas para determinados escenarios.

 

Podemos concluir, tras analizar sus características, que este tipo de programas no tiene como objetivo únicamente alcanzar el éxito, sino que trata de evitar el fracaso.

Cómo medir la resiliencia del software

Existen una serie de métricas que facilitan el análisis de resiliencia de software. Aunque son pruebas complejas, las resumimos muy brevemente:

  • MTTF (Mean Time to Failure). Este concepto hace referencia al tiempo esperado durante el que un software puede funcionar, testeando operaciones específicas. MTTF mide cuánto dura este tipo de programas hasta que quedan en un estado irreparable.
  • MTTR (Mean Time to Recovery). Se trata del tiempo que tarda un software o dispositivo en recuperarse desde que sufrió el fallo o error. Cuanto menor sea esta métrica, más rápido se reparará a sí mismo el programa.
  • MTBF (Mean Time Between Failure). En este último caso nos referimos a la franja de tiempo que se sucede entre un error y otro. Cuanto mayor sea el MTBF, más fiable y resiliente será el software.

 

Sin embargo, estos modelos de medición provocan desventajas competitivas. Por ejemplo, reducen el rendimiento del software, lo hacen más complejo y difícil de desarrollar y, por último, dificultan el proceso de debug.

Qué necesita una empresa para implementar software resiliente

Para poder diseñar un software resiliente es necesario estudiar qué necesidades y riesgos tiene la organización que lo va a implementar. En este sentido, es importante diseñarlo teniendo en cuenta las potenciales amenazas a las que podría enfrentarse. Además, hay que analizar las condiciones bajo las cuales puede funcionar el software, el entorno de la organización y sus prioridades y necesidades a nivel de servicio.

La resiliencia es un concepto que debe cubrir distintas necesidades en cada organización. Por ello, el plan para dotar al software de esta característica es diferente en cada caso. Sin embargo, sí existen unas condiciones generales que deben respetarse a la hora de integrar esta característica:

  • Toda empresa debe conocer qué requisitos de seguridad necesita. Además, hay que analizar las necesidades de disponibilidad que se requieren y el rendimiento esperado.
  • Las compañías deben conocer el ciclo de vida del software y alinearlo con sus propias necesidades. Como este tipo de programas pueden adquirirse como servicio hay que asegurarse de informar al proveedor acerca de todo esto.
  • La empresa tiene que conocer cuáles son los riesgos a los que se enfrentan para prevenirlos y reducir su impacto si llegaran a presentarse. El análisis debe ser profundo e incluir vulnerabilidades, irrupciones y estrés de los dispositivos.

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies

Aceptar