Big Data para impulsar la Smart City y ayudar a los ciudadanos - SUNQU
4653
post-template-default,single,single-post,postid-4653,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Big Data para impulsar la Smart City. Soluciones financieras y bases de datos

big data smart city

Big Data para impulsar la Smart City. Soluciones financieras y bases de datos

Las ciudades inteligentes han revolucionado nuestra forma de vivir y nos han facilitado el día a día en varios sentidos. Uno de los elementos fundamentales para dotar de inteligencia a las ciudades y que nos ha permitido disfrutar de sus servicios es la información. Por ello, analizamos cómo se utiliza el Big Data para impulsar la Smart City, incluyendo soluciones financieras y bases de datos.

En Sunqu somos especialistas en Transformación Digital y te ayudamos a dar el paso para modernizar tus procesos

Algunas entidades ya están utilizando datos financieros para mejorar las prestaciones de la Smart City. De hecho, a partir de APIs de datos y otras fuentes de información es posible crear nuevos modelos de negocio. Entre otras cosas, esto ayuda a los gestores a tomar decisiones basadas en datos teniendo en cuenta el comportamiento del ciudadano, así como la dinámica de la ciudad en la que reside. El objetivo final de estos proyectos es el de mejorar la calidad de vida de los habitantes de estas ciudades.

 

Big Data para impulsar la Smart City y potenciar sus servicios

Big Data e IoT son dos elementos fundamentales para convertir una ciudad tradicional en Smart City. De hecho, ciudades como Londres se consideran Smart porque, entre otras cosas, han alcanzado una serie de requisitos en lo referente a la gestión del tráfico de datos y del entorno de la ciudad. Para obtener estos datos fácilmente, las ciudades necesitan una conexión de gran ancho de banda. Esto último facilita el despliegue de redes Wi-Fi, que, a su vez, potencian el funcionamiento de los sensores IoT.

La sensorización permite utilizar Big Data para impulsar la Smart City, ya que genera datos relativos a casi todos los ámbitos de la ciudad. Desde el tráfico de vehículos hasta el uso de los contenedores de residuos, pasando por la calidad del aire y el flujo transaccional. Los dispositivos conectados recopilan grandes volúmenes de datos en amplias extensiones geográficas. Esto se traduce en información representativa de varios sectores de la población. Además, en las ciudades inteligentes la interacción es intensa, por lo que el valor de estos datos queda reforzado.

La Smart City necesita, sin embargo, el apoyo de las empresas tecnológicas. Son ellas las que proveen las herramientas necesarias para fomentar el Big Data para impulsar la Smart City, mientras que es su gobierno el que las ayuda a nivel financiero. De este modo, se genera una cadena de feedback entre las empresas, el gobierno, los ciudadanos y la propia ciudad en sí misma. Teniendo en cuenta todo esto, se evidencia la importancia de la colaboración entre todos los agentes que conforman la ciudad inteligente.

 

Información financiera para analizar las necesidades de la sociedad

Si nos centramos en la información financiera en la Smart City, en BBVA revelan que más de un millón de comercios ofrecen cobrar a través de tarjeta de crédito y otros servicios. Además, ya se han producido unas 710 millones de transacciones a través de tarjetas de crédito, por lo que podemos decir que los datos que genera esta herramienta son representativos. Conocer el volumen de transacciones realizadas con tarjetas de crédito o productos similares es útil para conocer preferencias, gustos y tendencias y adaptar los servicios a los perfiles de los ciudadanos.

En este sentido, y por poner un ejemplo, BBVA ofrece una API llamada PayStats que presenta de forma anónima estadísticas sobre las transacciones realizadas con tarjetas BBVA u otro banco en Terminales de Punto de Venta BBVA. Además, genera un mapa virtual para analizar los hábitos de gasto y consumo del ciudadano medio. Aseguran que es imposible establecer conexiones entre el cliente y el comercio y el producto adquirido, cosa que blinda la privacidad de los usuarios. Todos los datos que se obtienen gracias a APIs como PayStats pueden cederse para que la gestión de la ciudad sea más inteligente que nunca.

 

Transparencia y cesión de datos de terceros

La transparencia de datos de terceros puede generar controversia, y es que se trata de información privada de clientes. Sin embargo, es especialmente útil para las Administraciones Públicas. Además, a las empresas les interesa brindar su información para mejorar su reputación o impulsar la propia innovación.

La concesión de datos debería ser útil y válida siempre y cuando se respete la intimidad de los clientes. La ciudad obtiene información vital para adaptar sus servicios, las empresas pueden ofrecer productos más atractivos y el ciudadano recibe una serie de inputs más cercanos a sus intereses.

Como decíamos antes, nos encontramos en un escenario colaborativo a escala global. Actualmente debemos tener cuidado de a quién le cedemos nuestros datos pero, por lo general, aunque las empresas querrán obtener beneficio gracias a esta información, también puede utilizarse para mejorar nuestra calidad de vida en las ciudades hiperconectadas.